Sexologos Barcelona - Tratatamiento Vaginismo - Anorgasmia - Terapia Impotencia y Disfuncion Erectil


Casos y Consejos. Tratamientos Sexólogos Barcelona

Sexo Anal

Confusión de orientación sexual (Homosexualidad)

SEXO ANAL

1.- Anatomía. Recorriendo desde el esfínter hasta el colon
2.- Del beso negro y el fist a los juguetes sexuales
3.- De lo más suave a lo más duro
4.- Infecciones de Transmisión Sexual
5.- ¿Próstata?
6.- Cuidando tu trasero
7.- Drogas, sexo y salud sexual
8.- Websites prácticas y otros


1.- ANATOMÍA

A vista de pájaro

Perineo
La piel que hay entre tu ano y tus huevos. Está lleno de terminaciones nerviosas hipersensibles. Si te acaricias esa zona verás para qué sirven…

Glúteos máximos
También se llaman nalgas. Es uno de los músculos de la pierna; el más grande del cuerpo humano.

Esfínter externo
También conocido como ojete u ojo del ano.
Puedes contraerlo o relajarlo.
Colon
Recto
El viaje interior
Después del esfínter externo llegas al esfínter interno. No tenemos tanto control sobre este esfínter, pero podemos aprender a relajarlo. Cuando te metes algo por el ano, éste es el músculo que pone más resistencia. El esfínter puede contraerse por sí mismo, pero no puede quedarse contraído – a los 60 segundos vuelve a relajarse. Los dos esfínteres se abren y se cierran para dejar que pasen las heces. Entre el esfínter externo y el interno está el canal anal: centímetros llenos de terminaciones nerviosas que te hacen sentir dolor o placer.

Después del esfínter interno, está el recto: un músculo tubular del tamaño de un puño. El recto tiene pocas terminaciones nerviosas (no suele doler), pero tiene una pared intestinal muy delicada que sangra fácilmente. Más arriba del recto se encuentra el esfínter del colon: aguanta las heces hasta que estás listo para defecar. A partir de ahí las heces pasan del recto al ano, a través de los esfínteres anales. Las paredes de la garganta/boca son duras. Sin embargo, las del ano y las del recto no; se rompen con facilidad y las heridas suelen ser demasiado pequeñas para verlas. Las bacterias y los virus pueden llegar a tu torrente sanguíneo a través de esas heridas: ése es el motivo por el que se puede producir una infección si se penetra sin condón. El semen o la sangre del hombre con el que estás manteniendo esa relación sexual pueden entrar en tu organismo a través de esas heridas. Al defecar también puedes hacerte fisuras, si las heces están secas, o son muy duras, y tienes que hacer un gran esfuerzo para defecar. La pared de tu ano también es absorbente. Todo lo que se quede en esas paredes se absorberá y entrará en tu flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos del forro de tu ano.
Por eso, una forma rápida de hacer llegar un medicamento al sistema sanguíneo es por un supositorio. Ésta también es la forma que tiene el virus de entrar en tu organismo.
El semen o la sangre del hombre que te está penetrando pueden entrar en tu organismo a través de la mucosa anal.

01 • Cuanto más fuerte y prolongada sea la penetración sin protección, mayor es el riesgo que corres. Más fricción = más heridas.
La sangre o el semen infectados por el VIH pueden entrar en tu organismo.
• Usar lubricante disminuye el riesgo.
• Que te penetren durante poco tiempo tiene menos riesgo que hacerlo durante mucho tiempo.
• Pero, incluso que te penetren un segundo o dos tiene riesgo de infección o reinfección por VIH o por cualquier otra infección de transmisión sexual (ITS) si no usas condón.
• El mayor riesgo de infección o reinfección por VIH existe cuando te penetran sin condón. Este riesgo aumenta si se corren dentro.
• La forma más efectiva de reducir el riesgo es cubriendo el pene del otro hombre con un condón.


Las heridas pueden producirse cuando introduces cualquier cosa en tu ano, como un dedo, un consolador o un pene.


Tu ano no se lubrica como tu boca. Si introduces algo en tu ano es muy probable que la mucosa anal se irrite; por eso es tan importante que utilices lubricante. El lubricante reduce los riesgos de pequeñas fisuras en el ano y te facilita la penetración de cualquier cosa.

La mucosa anal es sensible y se irrita fácilmente con lociones o cremas. Algunos condones (los llamados ultraseguros) contienen espermicida Monoxinol-9. El espermicida es para evitar embarazos, pero irrita con facilidad la mucosa anal. Es mejor no utilizar este tipo de condones para la penetración anal.

El lubricante facilita la penetración y evita que se produzcan heridas en el ano y el pene. El lubricante hidrosoluble es compatible con el látex: no lo estropea. Si utilizas como lubricante cremas, vaselinas o la saliva, puede que el condón se te rompa y se te irrite el ano. Hay marcas de lubricante hidrosoluble como K-Y ®, Androgel ® y Body-Ars ®. Puedes comprarlos en farmacias o sexshops.

Hay lubricantes a base de silicona compatibles con el látex que no irritan tu ano.

Algunos lubricantes contienen anestésico. Estos lubricantes son prescritos por los médicos para problemas anales o vaginales. Si los utilizas para la penetración vas a perder sensibilidad en el ano y también en la pene, si no estás usando condón. Esto hace que, aunque no lo notes por el efecto del anestésico, se produzcan heridas, fisuras anales y desgarramientos en el ano. Además, si no estás utilizando el condón, el riesgo infección o reinfección es mayor, debido a la presencia de estas heridas.

La próstata
La próstata es una glándula que está en tu recto. Sólo la tenemos los hombres. Ayuda a fabricar semen. Cuando te corres, algunos músculos empujan un líquido lechoso desde la próstata hasta la pene. Ahí se mezcla con el esperma, que viene de tus testículos, y finalmente lo expulsas cuando eyaculas.

La próstata es del tamaño de una nuez. Empieza donde se acaba la pene - debajo del ombligo. A través de su orificio pasa tu uretra (por donde orinas).La próstata es sensible al tacto, hay quien dice que es el “punto G” masculino. Puedes tener un orgasmo más intenso si la estimulas. Cuando te penetran, el pene del otro hombre está empujando o frotando la próstata. Esto hace que tu orgasmo sea intenso. Un consolador puede tener un efecto parecido.

Búscatela
La próstata es más grande y más fácil de encontrar cuando estás excitado. Cuando estés con una erección, métete por el ano un dedo bien lubricado (unos cinco centímetros). Luego, súbelo en la dirección de tu ombligo. Vas a encontrarte un bulto firme; frótalo y verás cómo tu pene se pone más rígido. Puede que cuando frotes tengas una sensación de presión (como si fueras a orinarte). También puedes pedirle a otro hombre que te meta el dedo por el ano y te ayude a encontrarla.
02

2.- JUGANDO

El ano está lleno de terminaciones nerviosas (muy sensibles) que nos ayudan a darnos placer; aunque el sexo anal aún es un tabú para algunas personas. Tu ano tiene muchas posibilidades: aquí tienes algunas.
Nada de todo esto es obligatorio: ¡tú eliges!
Con los dedos
Meterle (o que te metan) un dedo por el ano puede ser un buen preliminar, para estimular la próstata o para preparar el ano para algo más grande… Lo mejor es lubricar el dedo para evitar que se produzcan heridas.
Que te metan el dedo por el ano (o que tú lo metas) no tiene riesgo de infección o reinfección para ninguna de las infecciones de transmisión sexual. Si te chupas el dedo después de metérselo a otro hombre por el ano, hay riesgo de infecciones como la Hepatitis A. Para evitar ese riesgo, cuando le metas el dedo en el ano a otro hombre, pónselo en su boca y que sea él quien se lo chupe. Si te meten un dedo por el ano cuando vas a correrte, tu esfínter se contraerá atrapándolo. Para que no te duela, lo mejor es esperar a que el esfínter se relaje para sacarlo.

El beso negro
Se trata de explorar el ano de otro hombre con tu lengua. El beso negro puede prepararte para cuando te metan un dedo o un pene por el ano. El beso negro puede ser un placer incomparable para muchos; el ano tiene muchas terminaciones nerviosas que reaccionan ante el menor estímulo.

A otros, meter la lengua en el ano de otro hombre, les da asco (el tabú es parte de la fantasía). Si lamer un ano no te gusta, por el olor o el sabor del ojete, puedes probar a hacerlo después de ducharos. El secreto es ir poco a poco (para que el otro se ponga más excitado). Una manera de aumentar la excitación es cambiando la intensidad de las lamidas y la posición y presión de la lengua. Besando el ano (o si te lo besan) no hay riesgo de infección o reinfección para el VIH. El riesgo podría existir si le besas el ano después de una penetración, por las heridas o restos de sangre que pueda haber. Sin embargo, sí es una vía de transmisión para otras infecciones como parásitos intestinales o hepatitis A (que se trasmiten por pequeños residuos de heces que al llegar a tu boca pasan a tu cuerpo).

Para estas infecciones hay vacunas –infórmate en tu médico o consulta la guía de “A tu salud” en el apartado de publicaciones de la web www.stopsida.org . Aquí también se puede utilizar el condón. Lo coges, le cortas la punta y en el otro extremo quitas el anillo y lo abres a lo largo. Después se lo pones al otro hombre en el agujero y se lo lames.

Lavativas y enemas
No es fácil controlar una pequeña defecación cuando te están penetrando; pero es más difícil que pase si ya has defecado antes. Algunos hombres utilizan lavativas o enemas para limpiarse. Para hacer un enema se usa agua tibia. Te metes un tubo por el recto. A través de ese tubo introduces el agua tibia - la cantidad de agua puede ser una taza para principiantes hasta un litro para los que están acostumbrados. Se trata de intentar aguantar el agua en el ano. A los cinco minutos, suele ser difícil retener el agua y sale (sacando cualquier residuo de heces). Hay quien repite el enema para asegurarse que el ano queda completamente limpio.


• Las lavativas también lavan las mucosas anales. Si penetras a pelo (sin preservativo), te expone a un mayor riesgo de infección – incluso para el VIH.
• Puede irritar tu forro intestinal, lo que aumenta el riesgo de infección en las zonas irritadas.
• La introducción del tubo puede provocar pequeñas fisuras. Si usas lubricante para metértelo evitarás estas heridas.
• Si no esperas un poco entre la lavativa y el sexo, es probable que todavía quede algo de agua en tu ano.
• El uso excesivo de enemas o lavativas puede interferir en el proceso normal de defecación. Si te acostumbras a usarlos, puede que luego te cueste defecar sin ellos.
• Si tu sistema inmunitario está debilitado: hierve el agua y espera a que esté tibia. Si no es así, puede haber riesgo de infección por algunos parásitos.
• Los enemas pueden acelerar el ritmo cardíaco; si tienes problemas de corazón es mejor no usarlos. La lavativa es muy similar al enema.
La diferencia es que la lavativa también tiene un uso vaginal y se mete con menos profundidad. Para comprarte una lavativa o un enema puedes ir a una farmacia o a un sex-shop.
• Puedes usar una manguera de ducha con una boquilla pequeña. El riesgo está en que es más difícil controlar la cantidad la temperatura o la fuerza con que el agua puede salir.

Para evitar hacerte heridas, no olvides usar siempre mucho lubricante cuando te metas algo por el ano.



Juguetes sexuales

De juguetes sexuales hay una gama interminable…Infinidad de tamaños, colores, formas y texturas. Vibradores, dildos, consoladores dobles, bolas chinas, una zanahoria,...

El tamaño de los juguetes sexuales: sólo tú sabes hasta dónde puedes llegar… Meterte algo que no te cabe, puede provocarte heridas en el ano. Si usas mucho lubricante, evitas que esto pase.
Si la gama es interminable, mucho más las maneras de usarlos. Metértelos hasta el fondo, sólo la punta, en el ano, en la boca, tú sólo o con otro hombre. Si vas a compartirlo, es mejor ponerle un condón y usar lubricante para evitar cualquier infección. Al penetrar a otro hombre con un dildo, puedes entrar en contacto con la sangre que tenga en su ano. Utilizando un condón, esa sangre no va a entrar en contacto con tu ano. Además, usando lubricante va a ser más fácil metértelo. A algunos juguetes (como las bolas chinas) no les puedes poner un condón, porque pierden toda su gracia. Para evitar infecciones, puedes desinfectarlos (con agua caliente y unas gotas de lejía) antes de metértelos cuando los compartas.


Dildos
Tienes un gran abanico de posibilidades. Normalmente están hechos a base de silicona y suelen tener la forma de un pene con una base para cogerlos y evitar que no puedas sacártelos. Si empiezas con un tamaño pequeño, podrás ir avanzando poco a poco. Si comienzas con uno de 30 cm., y no tienes mucha experiencia, es muy probable que te provoque daños internos. Meterte un pene de plástico es una manera de estimular tu próstata y hacer que tu orgasmo sea más intenso. También es una buena manera de ir entrenándote para cuando llegue un pene de verdad. Hay dildos dobles. Están pensados para que te lo metas con otro hombre y los dos disfrutéis a la vez.

Dilatadores anales – Plugs
Son más puntiagudos que un dildo y su forma no pretende imitar a la de un pene. Su base es muy ancha, para impedir que se te meta entero en el ano y no puedas sacártelo. Hay hombres que los usan para hacer actividades varias (como ver la tele) sin tener intención de tener actividad sexual. Suelen estar hechos de goma o silicona y también hay un amplio abanico de tamaños y formas.

Vibradores
Los vibradores también pueden tener forma de penes. La diferencia básica con los dildos es que los vibradores funcionan con pilas y vibran. Algunos tienen diferentes velocidades: puedes ir modulándolas según los vayas usando.

Bolas anales o bolas chinas
Son pequeñas pelotas unidas por un cordón. Para usarlas sólo las tienes que untar con bastante lubricante y metértelas una a una por el ano. Cuando estén dentro, tira de la cuerda. Si lo haces lentamente, mientras te estás corriendo, el placer es mucho mayor. El tamaño, número y color de bolas también suele variar según el modelo. También varía el material: las de silicona tienen menos costuras rasposas y provocan menos heridas.
• Si te asustas, tu ano se contraerá


Lluvia blanca
Se habla de lluvia blanca cuando un hombre se corre encima de otro. Si lo haces encima del ano del otro y lames tu propia leche, tú no tienes ningún riesgo de infección o reinfección para el VIH, pero sí para otras ITS como la hepatitis A. El riesgo para el VIH podría existir si le comes el ano después de una penetración, por las heridas o restos de sangre que pueda haber. Si se corre en tu ano, tú tienes riesgo de infección o reinfección por VIH porque su semen puede entrar en contacto con las mucosas anales. El riesgo incrementa si te ha penetrado antes; las heridas que se puedan producir en la penetración anal facilitarían la entrada del virus.
Para las hepatitis
Scat
Embadurnar de heces a alguien o jugar con ella no tiene riesgo de infección o reinfección para el VIH. Aún así, los juegos escatológicos pueden tener riesgo de infección para otras infecciones de transmisión sexual como la hepatitis A (sobretodo si te comes las heces).

Fist (Fistfucking)
Se trata de meter o de que te metan la mano en el ano - a veces puedes llegara meter todo el antebrazo. Cuando haces un buen fist la mano entra por el recto y puede llegar hasta el colon bajo. Aunque "fist" significa puño en inglés, no tienes que empezar de esta forma. Con el fist se producen muchas heridas en el culo, si empiezas metiéndote el puño directamente (sin tener mucha experiencia) es muy probable que te hagas más daño. A esta manera de practicar el fist, se llama punch. El punch sólo es para quien ya tiene mucha experiencia metiéndose cosas
por el ano.
El fist necesita mucha confianza e intimidad entre tú y el hombre con el que lo estás practicando. El arte del fist es relajarse para que el esfínter pueda dilatarse y no requiera tanta fuerza para meter el puño.

Primeras impresiones
Mete primero un dedo muy bien lubricado y pon mucho, mucho, mucho lubricante en el ano. Cuando hayas podido meter el primer dedo, sigue jugando con el ano del otro tío. Luego comienza a meter más dedos, utilizando más lubricante. Mete los dedos una y otra vez, poco a poco. Cuando el ano vaya relajándose, lo siguiente es meter toda la mano. Para que sea más fácil, puedes colocar el dedo gordo enfrente de la palma y los demás dedos en posición de estar señalando. Una vez hayas metido toda la mano puedes cerrarlos dedos poco a poco (en forma de puño) y seguir metiéndolo hasta el colón. Si es la primera vez, también te ayudará aprender a relajarte antes. Puedes ir practicando, metiéndote tú tus propios dedos y jugando con consoladores de distintos tamaños. También los hay conforma de puño para cuando ya tengas mucha experiencia. Aunque meter el puño a alguien o que telo metan, no tiene riesgo de infección o reinfección para el VIH, con el fist se producen muchas heridas en el culo. Eso aumenta el riesgo de infección o reinfección para el VIH si luego te penetran a pelo… Utilizar mucho lubricante te ayudará a dilatar y a evitar desgarros y hemorragias en el ano. Los lubricantes hidrosolubles no son adecuados para el fist; ya que se secan muy rápido. Es mejor utilizar lubricantes a base de silicona; ya que dilatan más, no se secan tan rápido y además
no dañan el látex (por si después practicáis la penetración).

Cómo lo hago:
• Empieza metiéndote tus propios dedos o prueba a meterte consoladores cada vez más grandes, para que aprendas a relajarte antes de que te metan el puño.
• Para relajar el ano, la mejor postura es apoyarte con tus manos y rodillas (a cuatro patas) o tumbado de espaldas con las piernas al aire.
• Mejor comenzar con una pareja que tenga experiencia en penetrar con el puño y con el que ya haya confianza.
• Si has consumido drogas (coca, popper,...) puede que alteren tu estado de conciencia... Es decir, que no te des cuenta del daño que te puede estar haciendo (desgarros o fisuras del tejido interno del colon). Para evitar estas fisuras y desgarros utiliza mucho lubricante...
Inspirar y espirar es una buena técnica para que los músculos del culo se relajen.

Si pactas antes con el otro hombre lo que vais a hacer, puede ser más sencillo para ambos. Hablar de cómo queréis hacer el fist y hasta dónde vais a llegar, hará que ambos os sintáis más seguros y relajados. Normalmente, se acuerda una palabra (por ejemplo: stop) para que cualquiera de los dos pueda pedir que se pare.

Si tú quieres meter el puño:
• Meter el puño demasiado rápido puede romper el forro intestinal de tu pareja. No utilices anillos, pulseras u objetos que puedan dañarle aún más.
• Para que la mano entre más fácilmente, utiliza mucho lubricante.
• Si se contrae el esfínter de tu pareja, espera hasta que se relaje antes de sacarla mano.
• Ve muy despacio, así le darás tiempo para que se relaje. No hagas movimientos bruscos cuando ya hayas metido todo el puño y saca la mano siempre lentamente para evitar heridas.




Heridas
La mayor parte de las heridas que se producen con el fist son por hacerlo demasiado rápido y sin haber practicado antes. También se producen muchas heridas por hacerlo sin estar completamente relajado o por no utilizar el suficiente lubricante mientras se practica. Cuando estás drogado o borracho pierdes más fácilmente tu sensibilidad y puede que te estés haciendo daño y no te des cuenta.
Muchos hombres dicen que no tienen problemas para controlar sus defecaciones, pero algunos médicos dicen que si te metes el puño más allá del esfínter es probable que no puedas controlarlas contracciones de tu ano y, por lo tanto, tampoco puedas controlar las ganas de defecar.
En el recto no hay muchos receptores de dolor, por eso, si se rompieran las paredes del intestino al principio no sentirías nada. Después tendrías retortijones, fiebre, debilidad y posiblemente un sangrado. Si notas que el lubricante se vuelve de un color rosa, puede que haya una pequeña herida. Si se vuelve rojo, probablemente se trate de una hemorragia; en este caso lo mejor es acudir al médico.

Utilizar guantes de látex y mucho lubricante facilitará el fist-fucking. Además, utilizando guantes y lubricante es menos probable que se produzcan heridas y fisuras en el ano.

Cuanto más metas el puño, más probabilidades hay de que se produzcan heridas; ya que el colon es especialmente sensible. Además, es importante no llevar ningún anillo y tener las uñas cortadas.
Si no quieres utilizar el condón, pero quieres reducir el riesgo de infectarte o reinfectarte del VIH o de cualquier otra infección de transmisión sexual, practica primero la penetración anal y luego el fist.
Con el fist se producen muchas heridas en el ano. Estas heridas son una puerta de entrada para que el virus entre en tu organismo. Por eso, meter el pene sin condón después del fist aumenta el riesgo de infección o reinfección.




3.- De lo más suave a lo más duro

Que te gusten los hombres no quiere decir que te tenga que gustar penetrar o ser penetrado. Es importante que hagas sólo lo que te apetezca… Se puede disfrutar del sexo sin tener que practicar la penetración anal. También puedes hacer sexo oral, acariciar, besar, meter los dedos,…

Adoptando roles
Durante un tiempo se pensó que los hombres que practicaban sexo con otros hombres tenían que tener un rol definido (activo o pasivo). Algunos pensaban que en una pareja de hombres tenía que haber un hombre y una mujer. Hoy en día, muchos adoptan los dos roles. Se puede tener preferencia porque les penetren o por penetrar, pero eso no tiene que ver con lo hombres o mujeres que seamos. Las actitudes respecto a esto están cambiando.
Toma rabo
Todo depende de cómo y con quién estés. Tierno, romántico, duro, íntimo, bruto, obsceno, sensible, apasionado,… Se trata de disfrutarlo.
¿Sabías que en el ano hay miles de terminaciones nerviosas que hacen que la penetración anal sea tan placentera? Si cuando penetras o te penetran no disfrutas, tal vez la penetración anal no es para ti; o quizá necesites saber algo más…

Tu primera vez
Si es la primera vez que te penetran o que penetras, puede que te sientas incómodo o que estés preocupado. Puede que si lo haces por primera vez, necesites un poco de tiempo para ver qué tal funciona y cogerle el gusto. También puede que estés intranquilo porque te hayan intentado penetrar otras veces y no haya salido bien. El éxito en la penetración está ligado a cómo y con quién estás: lo que un día no funciona, otro día puede funcionar.
Si te apetece hacerlo, juega antes con tu ano para prepararte.
• Explora tu ano. Después de defecar y de haberte duchado, túmbate con las piernas hacia arriba o ponte en cuclillas. Puedes coger un espejo y mirarte el ano.
• Acaríciate la zona de tu ano. Tócate el perineo primero y no intentes meterte los dedos. Juega con tu ano.
• Lubrícate bien el ano. Ponte lubricante también en un dedo y métetelo mientras empiezas a masturbarte. Tu esfínter se contraerá para parar la entrada; espera a que se relaje (unos 30 a 60 segundos) y respira profundamente. A la vez, empuja suavemente el dedo hacia dentro. Intenta empujar hacia fuera, como si fueras a defecar, esto hace la entrada más fácil. Es normal que pierdas la erección cuando te estás metiendo el dedo (sobre todo si es la primera vez). Una vez hayas metido el dedo intenta volver a ponerte excitado, tu ano se contraerá al conseguirlo.
• Ahora que tienes un dedo dentro intenta meter otro. A veces, cuando hay algo dentro de tu ano, parece que quieres defecar. Relájate, no pasará. Con el tiempo perderás esa sensación. Con tu dedo dentro, presiona las paredes del canal anal (unos 2 cm., antes de pasar al recto). Mueve el dedo en círculos.
• Mastúrbate. Cuando te corras el esfínter se contraerá; saca el dedo lentamente. Au


Para tener una penetración placentera
• Escoge una posición cómoda.
• Pon mucho lubricante en el ano y en el pene.
• Ten los condones a mano.
• Puedes ayudarte con los dedos para preparar el ano.
• Si el ano se contrae, espera unos segundos para relajarte.
• Tómatelo con calma.
• Respira profundamente.
• STOP significa: PARA ahora.
• Después de la eyacuación, sacar el pene lentamente.


A continuación tienes varias posturas para practicar clasificadas por nivel de dificultad. Puede que en alguna de ellas no te sientas cómodo o te cueste más, aunque sea de nivel “principiante”. Sólo tú sabes lo que más te gusta.

Cabalgando Uno se tumba y el otro, de
Cara a él, te sientas lentamente sobre su pene erecto. Si no tienes mucha práctica en ser penetrado esta forma te da el control tanto en la profundidad como en la velocidad y la fuerza con que te penetran: eres tú quien se mueve. También podéis probarlo de la siguiente forma: uno se tumba y el otro, de espaldas a él, se sienta encima del pene. Esta manera de penetrar es más intensa que la anterior. Además, podrás moverte más rápido.

El perrito. Uno se arrodilla y se apoya sobre las manos y las rodillas. El otro le coge las caderas por detrás. Penetrando de esta manera, el que está arrodillado puede masturbarse mientras lo están penetrando.

El columpio
Uno está sentado, reclinando la espalda. Abre las piernas y las flexiona. El otro se sienta encima para ser penetrado, agarrándose de los hombros para sostenerse. En esta postura puedes besar fácilmente a tu pareja y mirarle a los ojos. Además, la penetración no es muy profunda; puede servirte para iniciarte en la penetración.

A hombros. Uno tumbado con la almohada debajo de las caderas y las piernas abiertas. Se las coloca al otro por encima de los hombros, mientras se la mete en el ano. Esta postura facilita la penetración, pero hace que ésta sea muy profunda. Además puedes ver la cara del que está siendo penetrado. Ideal para que te penetren cuando estás atado.

El vaivén
Uno se tumba boca a bajo; para que el culo esté hacia arriba, puedes poner una almohada debajo del pene. El otro se pone encima, entre sus piernas, y puede abrazarle. Esta manera de penetrar es muy íntima; puedes abrazarte por completo. Juega lamiendo el cuello de tu pareja o disfruta mientras te lo lamen a ti. En esta postura, la penetración es muy profunda.

El novato
Los dos os tumbáis lateralmente. La espalda del que va a ser penetrado sobre el pecho del que va a penetrar. El que está delante mueve una pierna hacia delante para facilitar la penetración y el otro se lo introduce. De esta forma puedes masturbarte o masturbarle. Además, es una buena posición para iniciarte a la penetración: tienes más control y te dolerá menos.

El asalto
Uno está algo inclinado, mientras el otro lo penetra por detrás. Esta forma puede hacer que se note más el pene dentro del ano, ya que entra directamente al recto. Para facilitar la penetración en esta postura lo mejor es que el que está siendo penetrado se incline.

¿Cómo hacerlo?
Puede que a ti no te apetezca practicar la penetración. Hay más gente a la que eso tampoco le apetece, tú tienes derecho a decidir qué es lo que quieres hacer y qué no. Quizá a ti te gustaría ser penetrado, pero no puedes porque te duele o no te sientes cómodo (la persona, el espacio en el que estáis, es tu primera vez, estás nervioso o triste...)
• Tal vez necesitas poder hablar con el otro hombre de lo que te apetece hacer y del ritmo que tú necesitas llevar.
• Tal vez necesitas practicar más. Juega antes con tu ano: métete los dedos o un consolador. No tiene por qué gustarte practicar la penetración, pero si tú quieres hacerlo y, después de todo esto no consigues sentirte cómodo, puedes acudir a un terapeuta sexual para hablar de eso.

¿Te duele?
Normalmente, te duele cuando el pene entra golpeando la pared del ano. El secreto está en encontrar el mejor ángulo cuando entra y luego buscar la posición más cómoda para los dos.


4.- ITS

Muchas Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) se manifiestan a través de síntomas relacionados directamente con tu ano (también con tu pene, boca, garganta etc.)

Las ITS:
• Se transmiten de persona a persona por contacto físico durante las relaciones sexuales.
• Están causadas por: bacterias, virus o parásitos.
• Se pueden transmitir
- a través de fluidos corporales de la persona infectada (semen, sangre, secreciones uretrales, prepuciales, líquido preseminal o fluido vaginal) que entren en contacto con heridas en la piel o mucosas de la otra persona (mucosa bucal, faríngea, rectal o uretral).
- o a través del contacto "piel con piel". Por contacto directo con las lesiones o con la piel o la mucosa infectadas que pueden, a pesar de estar infectadas, tener una apariencia normal.
• Pueden provocar úlceras, secreciones urogenitales y otras alteraciones.


Ten en cuenta que la presencia de una ITS, con úlceras cutáneas o no, aumenta la posibilidad de transmisión del VIH:
- Un hombre con una ITS y VIH tiene más probabilidad de transmisión del virus. A esto se le llama infectividad.
- Un hombre con una ITS tiene más probabilidades de infectarse o reinfectarse si se expone al virus. A esto se le llama susceptibilidad.
- Cuanto más se tarde en tratar una ITS, más se alargará el periodo de máxima infectividad.

Las ITS más conocidas relacionadas con el ano son el VIH, la gonorrea, la sífilis, el herpes anal, verrugas anales, los condilomas y las hepatitis A, B y C.
La vergüenza, el miedo al estigma, la culpa, son emociones que pueden paralizarnos, pero si algo está pasando, puede que necesites acudir a tu médico, o a un Centro de ITS, para un examen.


Poner de forma adecuada el condón y utilizar lubricante hidrosoluble evitará que el condón se te rompa y será más fácil la penetración:

Algunas estrategias para utilizar adecuadamente el condón:
• Guarda los condones en un lugar fresco y seco.
• Comprueba la fecha de caducidad y que estén homologados.
• Una vez sacado del envoltorio expulsa el aire de la punta, presionándolo con los dedos índice y pulgar, mientras lo desenrollas en el pene erecto.
• Comprueba que has puesto el condón correctamente y desenróllalo cuidadosamente, cubriendo todo el pene hasta la base.
• Usa mucho lubricante hidrosoluble. Recuerda que debes ponerlo tanto en el ano, como en el condón.
• Cuando te hayas corrido, retira le pene antes de perder la erección. Después quítate el condón y tíralo.

Si no estás acostumbrado a utilizar condón, puedes practicar masturbándote con él.

Recuerda
1. Una persona puede tener una ITS y no saberlo ni tener síntomas.
2. Si crees tener una ITS, es necesario ir al médico. Hacer revisiones periódicas en un Centro de ITS, o de Atención Primaria, puede ayudar a detectar cualquier problema. Si eres seropositivo tu especialista puede realizarte los controles de ITS en tus revisiones.
3. Las ITS se pueden prevenir. Algunas se curan y en otras sólo se tratan los síntomas.
4. La mejor manera de protegerse de las ITS y de la infección o reinfección del VIH es utilizar el condón en la penetración, desde el principio, y no dejar que se corran en tu boca.
5. Recuerda que, aunque la carga viral sea indetectable, la transmisión del VIH es posible.
6. Si eres seropositivo, el resto de Infecciones de Transmisión Sexual pueden tardar mucho más en desaparecer; algunas pueden hacer que el tratamiento de la infección por VIH se complique.
7. La auto-observación de síntomas o lesiones y la observación de la pareja sexual, puede ayudarte a evitar ciertas prácticas, si es necesario.
8. Existen vacunas para la Hepatitis A y B: pregunta a tu médico para vacunarte.
9. Si se rompe el condón, o no lo utilizas, puedes ir a urgencias para tomar la Profilaxis Post-Exposición al VIH (PPE). Recuerda que será más efectiva cuanto antes empieces a tomarla. Si eres seropositivo y ocurre un accidente hay formas de sugerirle a tu compañero sexual la PPE sin declarar tu seropositividad.
10. Si no usas condón se pueden reducir los riesgos de infección por VIH e ITS. Busca tu propia estrategia (la que te haga sentir mejor y la que mejor se adapte a tus posibilidades de cambio):
• No tener sexo.
• No practicar la penetración anal.
• Reducir el número de parejas sexuales en general, o el número de parejas con las que realizas la penetración.
• Evitar que te penetren y, si lo hacen, evitar que eyaculen dentro.
• Si penetras o te penetran, utilizar lubricante reduce la posibilidad de que se produzcan heridas...
y más.

Tienes más información sobre ITS en la guía “A tu salud. Guía para gays de la A a la Z” de Stop Sida. Te la puedes bajar en la sección de publicaciones de www.stopsida.org

Cuando se rompe el condón
Si el condón se te rompe, o no lo usas de forma esporádica, puedes acudir a un hospital y pedir que te administren la Profilaxis Post-Exposición al VIH (PPE). Es un tratamiento que consiste en una combinación de fármacos antirretrovirales, que se toma durante 28 días. Está recomendado en prácticas de alto riesgo.
El tratamiento debe empezarse antes de las 72 horas de la práctica de riesgo. Cuanto antes se inicie el tratamiento más posibilidades de eficacia tendrá. Este tratamiento puede tener efectos secundarios durante los primeros días. No todas las comunidades autónomas tienen un protocolo de actuación, aunque podrían dispensártela si lo necesitas. Debes acudir a urgencias del hospital, valorarán la situación de riesgo y, si empiezas a tomarlo, te derivarán al médico especialista para que éste haga el seguimiento. Su efectividad no está garantizada, pero puede ayudar a evitarla infección cuando ha habido una exposición al virus.
Tomar rigurosamente el tratamiento e iniciarlo lo antes posible hará que resulte eficaz.

Si quieres más información en la web de www.stopsida.org (sección de publicaciones) tienes una guía sobre la PPE
05
5.- ¿PRÓSTATA?
Cuando las cosas no van bien...
Prostatitis
Prostatitis es la inflamación de la próstata. Para este problema es mejor dirigirse a un especialista, un urólogo. Los síntomas más generalizados son la inflamación de la próstata, junto a dolor al orinar y, a veces, sangre en la orina.

Cáncer de próstata
El cáncer de próstata (cáncer prostático) es el segundo cáncer más común en los hombres, después del cáncer de piel, y la segunda causa principal de muerte por cáncer en los hombres, después del cáncer del pulmón. El cáncer de próstata se da con mayor frecuencia en hombres mayores. La próstata sigue creciendo durante la mayor parte de la vida de un hombre, de forma que es muy frecuente presentar a partir de los 60 años lo que se llama próstata "agrandada"(HPB), mucho más común que el cáncer de próstata. Muchos de los signos y síntomas de la HPB son los mismos que los del cáncer de próstata.
Como ocurre con muchos tipos de cáncer, la detección y el tratamiento precoz aumentan las posibilidades de curación. Además, el cáncer de próstata es un tipo de cáncer que crece lentamente. Cuando se desarrolla en edad muy avanzada o muy tarde, como es frecuentemente el caso, la repercusión de la enfermedad puede ser mínima. Muchos hombres con cáncer de próstata mueren de causas no relacionadas con el cáncer mismo.


Síntomas, diagnóstico y tratamiento de cáncer de próstata
En su estadio más inicial, el cáncer de próstata puede no producir signos o síntomas. Según crece el tumor, pueden notarse ciertos signos o síntomas, incluyendo:

* Dificultad con comenzar o terminar de orinar.
* Menor fuerza del chorro de orina.
* Goteo al final de la micción.
* Micción dolorosa o con ardor.
* Orinar poca cantidad cada vez y frecuentemente, especialmente por la noche.
* Eyaculación dolorosa.
* Sangre en la orina.
* Incapacidad para orinar.
* Dolor continuo en la parte baja de la espalda, en la pelvis, o en la zona superior de los muslos.

Diagnóstico y tratamiento

1. Tacto rectal. Debe formar parte del chequeo físico anual recomendado para los hombres mayores de 40 años de edad. Mediante la inserción de un dedo enguantado en el recto, el médico palpa la superficie de la próstata a través de la pared del intestino. Masas sospechosas, texturas anormales o durezas llevarán a investigaciones posteriores.

2. Antígeno específico de próstata
(P.S.A., siglas en inglés). Es una proteína producida en la próstata que puede elevarse cuando el cáncer está presente. Los niveles de PSA pueden ayudar al médico en el seguimiento de un paciente con problemas de próstata.

3. Punción/Biopsia de próstata.
La única manera de determinar si una masa sospechosa es cáncer de próstata es examinar microscópicamente una muestra del tejido tomado del área. Esta muestra puede ser extraída por una aguja colocada directamente en la próstata a través del recto o del perineo (el espacio entre el escroto y el ano). Este procedimiento se llama una punción-aspiración de aguja fina (PAAF) o una biopsia por aguja. También puede obtenerse una biopsia mediante una operación. Cuando existe cáncer son útiles para determinar el grado de enfermedad otros procedimientos como las radiografías, las pruebas de laboratorio y los procedimientos computarizados de radiología diagnóstica.

El tratamiento del cáncer de próstata es sumamente individualizado, y deben considerarse muchos factores (la etapa de la enfermedad, los antecedentes médicos generales del paciente, la edad, el estado general de salud y la esperanza de vida).Los tratamientos pueden ser a través de cirugía, radioterapia, quimioterapia, o terapia biológica.
06


6.- CUIDÁNDOTE
Cuidando tu trasero
Para que se produzca una infección o una reinfección de cualquier ITS, el virus o la bacteria causante de la infección tiene que entrar en tu organismo: pasar al torrente sanguíneo. La manera que tiene de entrar en tu organismo son las heridas (o microheridas) y las mucosas. Algunas cosas pueden irritar tu ano (como las hemorroides o las fisuras anales) y hacer que haya más heridas. De esta forma, si te penetran sin condón es más fácil que se produzca una infección o reinfección.

Hemorroides
Las hemorroides son bastante comunes. Son vasos capilares que se han inflamado, justo en la entrada de tu ano. Si están dentro no se ven, pero puede que sangres cuando te limpies el ano. Puede que salgan y se vean pequeños bultos de color púrpura.
Suelen ser dolorosas y picar. Pueden deberse a estreñimiento, a hacer mucha fuerza al defecar o a tener sobrepeso. La penetración anal NO es una causa de hemorroides.
Suelen desaparecer solas; pero puedes comprar alguna pomada en la farmacia o acudir a tu médico para que te informe de qué dieta debes seguir. Aunque te pueden penetrar cuando tienes hemorroides, es posible que sea más molesto y que sangres después de la penetración. Además, con las hemorroides hay más heridas en el ano; por lo que si eres penetrado sin condón, hay más riesgo de infección o reinfección para el VIH.

Fisuras anales
Son pequeños cortes (menos de un centímetro) en tu ano o recto y las causas pueden ser varias, como una penetración o que estés estreñido.
Otra de las causas de las fisuras anales, puede ser la tensión en los músculos cuando te están penetrando. Te ayudará encontrar la posición adecuada y saber relajar el esfínter. Si utilizas mucho lubricante también evitarás que se formen más fisuras. Algunas de estas fisuras no son visibles y se cierran por su cuenta al cabo de unos días, otras son visibles y dolorosas. Es probable que el dolor aumente cuando te penetran o cuando defecas. A parte del dolor que sientas puede que sangres. En este caso tardarán semanas o meses en cicatrizar. Con la penetración puede que estas fisuras empeoren y te duela más. Además, si lo haces sin preservativo, hay más riesgo de infección o reinfección por VIH.

Picores en el ano
Suele ser un síntoma de otro tipo de problemas, pero no es una infección por sí misma. Puede que el ano te pique por:
• Productos químicos que se encuentran en jabones, talcos etc.
• Limpiarte el ano de forma brusca
• Alimentos picantes, especias, mucha cafeína, bebidas alcohólicas, cítricos, chocolate o tomates
• Hemorroides o fisuras anales
• Sarna o verrugas
• Depilación o afeitado del ano
Si el picor persiste durante más de un par de semanas, lo mejor es que vayas a tu médico.

Estreñimiento
La regularidad con la que cada uno de nosotros defeca es bastante variable: de tres veces al día a tres veces por semana. Cuando tardas bastante más de lo normal (en tu caso) en ir al lavabo y te cuesta más, se llama estreñimiento. Normalmente cuando las heces pasan por el colon, el agua es absorbida sin ningún problema. Cuando este proceso es demasiado lento, se absorbe mucho agua y las heces se endurece; por eso te resulta más difícil defecar. Algunos tienen estreñimiento cuando su rutina se ve interrumpida o cuando las horas de comida y bebida cambian. Los laxantes para evitar el estreñimiento crean hábito y puede que luego te cueste más defecar. Los enemas tienen el mismo efecto. Lo mejor es una buena alimentación y ejercicio regular. Estar estreñido también puede ser una causa de hemorroides o fisuras anales; tanto por el esfuerzo como por la dureza de las heces. Para evitar el estreñimiento es necesario beber muchos líquidos (al menos dos litros diarios). Las razones más comunes del estreñimiento son la falta de líquidos y de fibra en la alimentación.

Fibra
Hoy en día mucha de la comida que se consume tiene muy poca fibra como el pan o el arroz blanco. En una dieta equilibrada se deben consumir unos 20 a 35 gramos de fibra diaria que se pueden obtener con la fruta y los vegetales. Hay fibras en la fruta, los vegetales, los productos integrales, las legumbres, el pan integral, el arroz integral, los cereales o la pasta.
También existen suplementos alimenticios ricos en fibra; aunque lo mejor es obtener la fibra mediante una buena alimentación.


Trasero apretado
La penetración anal no puede hacer que los músculos de tu ano se dilaten permanentemente. Sin embargo, usar consoladores enormes o practicar el fist muy a menudo puede hacer que el esfínter se sobre-estire o los músculos pierdan elasticidad. De todos modos, puedes fortalecer los músculos de tu esfínter y trabajarlos para hacer que tu orgasmo sea más placentero.

Primero tienes que saber qué músculo se trabaja. Para averiguarlo:
• Contrae tu esfínter como si quisieras evitar defecar.
• Corta el chorro de tu orina.
El músculo que se contrae en ambos casos es el que tienes que trabajar. Cuando vayas al lavabo tócate el perineo y siente cómo se mueve.

Ahora empieza los ejercicios:
Ejercicios cortos: Contrae el músculo un segundo y luego relájalo otra vez.
Ejercicios largos: Contrae el músculo de 5 a 10 segundos y relájalo unos 10 segundos.
Esto se puede hacer en cualquier sitio y a cualquier hora. Hazlo unas 70 veces al día.

Si lo haces diariamente podrás notar:
• Anillo más apretado.
• Mejor control de la vejiga.
• Incremento de la fuerza de la eyaculación.
• Orgasmo más intenso.



7.- Drogas, sexo y Salud Sexual

Según los últimos datos de un estudio realizado por StopSida vemos que, cada vez más, se consumen drogas antes o durante las relaciones sexuales (el 63%de los participantes del estudio han consumido). Además, en el mismo estudio se ve una relación entre penetrar sin condón y consumir sustancias como el alcohol, la coca y el popper. Drogarte o beber alcohol cuando tienes relaciones sexuales puede tener varios efectos: disminuir tus inhibiciones, afectarte a la toma de decisiones o dificultarte el uso del condón. En general, consumir drogas puede bajar tu percepción de riesgo y tu capacidad de negociación en el uso del condón. Además, las drogas también pueden afectarte fisiológicamente: con efectos como la deshidratación o la hipersensibilidad.

Tanto si te pones la droga en el ano, como si la introduces en el recto, hay un alto riesgo de dañar el recto; ya que el compuesto químico puede dañar las paredes del intestino. Estas heridas en el recto incrementan el riesgo de infección o reinfección por el VIH si penetras sin condón.


Meterse drogas por el ano
Hay hombres que se meten drogas por su efecto anestésico. Esto se puede hacer con drogas en polvo o con pastillas disueltas en agua (Speed, éxtasis, cocaína o heroína). De este modo las drogas se absorben más rápidamente y pueden tener un efecto más potente. Estas drogas pueden interferir con otros medicamentes, como los antirretrovirales.


Poppers
El Popper es una droga que se inhala. Inhalar popper tiene varios efectos relacionados con el sexo anal:
1. Te relaja y ayuda a que tú y el otro hombre os pongáis excitados. El esfínter también se relaja, de modo que la penetración es más fácil.
2. Aumenta el flujo sanguíneo en los vasos conductores. Esto aumenta el riesgo de sangrar.

Si consumes Popper junto con Viagra o lo consumes cuando tienes problemas respiratorios o de corazón, puede provocarte una bajada de presión sanguínea. Esto puede ser mortal.

3. El Popper es un ácido, así que si cae en tu ano también puede quemarte la piel y causar más heridas.
4. Si penetras sin condón y consumes Popper es más probable que se produzca una infección o reinfección por VIH: más heridas en el ano del que es penetrado.
5. Crea dependencia física, lo que unido a la breve duración de sus efectos, lo convierte en una droga con un elevado riesgo de intoxicación por sobredosis.

8.- WEBSITES PRÁCTICAS Y OTROS

Aquí tienes información sobre páginas web o publicaciones que pueden ser de tu interés:

STOP SIDA: en la sección de publicaciones de www.stopsida.org puedes encontrar y bajarte las siguientes publicaciones:

• Guía – A tu salud. Guía para gays de la A a la Z (2a edición).
• Guía - Sexo más seguro para hombres gays y bisexuales.
• Guía - ¿Mejor no saberlo?: Opciones para cuando no estás seguro de tu situación respecto al VIH.
• 5º Estudio de prevalencia y nivel de prevención de la infección por el VIH en hombres que tienen sexo con hombres.
• Cómic - El primer contacto.
• Guía - No supongas nada.
• Guía - Recomendaciones para la profilaxis Post-Exposición No Ocupacional al VIH.
• Guía - Profilaxis Post-Exposición.
• Documento definitivo con las recomendaciones y el protocolo a seguir para la Profilaxis Post-Exposición No Ocupacional.
• Taller de Salud Sexual (Guía para hombres trabajadores sexuales).

• COGAM: en la sección de documentación (Salud y VIH/Sida) de COGAM puedes encontrar y bajarte las siguientes publicaciones:
• Diario del Buen Sexo
• El amor está en el aire (dirigido a gays y lesbianas sordas) www.cogam.orgg

• FELGT: en la sección de documentación (Salud y VIH/Sida) de www.felgt.org puedes encontrar y bajarte las siguientes publicaciones:
• Factores socioculturales relacionados con la prueba del VIH en HSH
• Estudio sobre conductas sexuales entre homosexuales
• GAIS POSITIUS: en la sección de campañas de www.gaispositius.org puedes encontrar:
• Gay inmigrante seropositivo
• No estás solo…
• Sexo+VIH = Placer, placer, placer,…

• GTT: información sobre tratamientos del VIH desde una perspectiva comunitaria. www.gtt-vih.org
• Instituto Virtual de Urología: portal médico dedicado exclusivamente a la Urología, Andrología y Nefrología. www.urovirtual.net

• Terrence Higgings Trust: información en inglés sobre distintos ámbitos del VIH en diferentes poblaciones. www.tht.org.uk

Instituto de Psicología y Sexología Impronta. Todos los derechos reservados 2009.